Buscar este blog

Cargando...

martes, 5 de febrero de 2013

4 de Febrero: Rebelión militar que marcó la historia en Venezuela

 
 
Con el estallido militar, otros políticos aprovecharon para desafiar la autoridad del entonces Presidente, poniendo en peligro el Gobierno

En un hecho inolvidable, se convirtió el 4 de febrero de 1992, cuando una rebelión golpista liderada por Hugo Chávez Frías y otros militares activos decidieron efectuar un golpe de estado en horas de la madrugada contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, lo que causó estragos en todo el territorio nacional.

La medida fue denominada "Operación Zamora" y obtuvo colaboración de las guarniciones militares de los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal, en un alzamiento que pretendía derrocar al Gobierno. Los principales dirigentes de la acción fueron los tenientes coroneles Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas, Joel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta Hernández y Jesús Ortiz Contreras.

La toma de la región capital estuvo bajo la responsabilidad del teniente coronel Chávez Frías, quien dirigió las acciones desde el Museo Histórico Militar de La Planicie, y del teniente coronel Joel Acosta Chirinos, quien comandó las operaciones en la base aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en La Carlota. La medida se mantuvo en secreto por el Movimiento Bolivariano MBR-200, el cual organizó el golpe militar que estalló entre los días 3 y 4 de febrero de 1992.


LO QUE LLEVÓ LA ACCIÓN


El objetivo preciso que incentivó a este grupo militar a tomar la acción fue la gestión política y económica del presidente Pérez; el descontento de los sectores medios y bajos de las Fuerzas Armadas por los hechos de corrupción verificados en los altos mandos militares; la subordinación de las Fuerzas Armadas a un liderazgo político que consideraban incapaz y corrupto; la utilización de las Fuerzas Armadas, en particular el Ejército y la Guardia Nacional, en la represión de los disturbios del 27 de febrero de 1989; el cuestionamiento a la posición sostenida por el presidente Pérez en las negociaciones relativas a la delimitación limítrofe con Colombia.

Incluso, el deterioro de las condiciones socioeconómicas de la oficialidad media y baja de las tropas; y el empleo de las Fuerzas Armadas en labores como repartición de útiles escolares, becas alimentarias, campañas de vacunación y de arborización, también fueron unas de las causas que llevó esta asonada militar.


CAP LOGRÓ ZAFARSE


Los combates se iniciaron en el Distrito Federal a eso de las 11:00 pm del día 3 de febrero y los enfrentamientos más intensos tuvieron lugar en la residencia presidencial La Casona, en el Palacio de Miraflores y en la base aérea Francisco de Miranda. Otras acciones tuvieron lugar en el Fuerte Tiuna, en la Comandancia General del Ejército y en la de la Armada, en el Comando Regional número 5 y el Comando de Seguridad Urbana de la Guardia Nacional, la sede de la Disip en el Helicoide, en la sede de la Comandancia de la Policía Metropolitana, en Cotiza y en las instalaciones del canal Venezolana de Televisión.

Sin embargo, a pesar de la magnitud del movimiento en Caracas, el presidente Pérez, quien acababa de retornar al país luego de participar en el Foro Económico Mundial, en la ciudad de Davos en Suiza, evitó ser detenido a su llegada en el aeropuerto de Maiquetía, donde lo esperaban los Ministros de Defensa y Relaciones Interiores, desarticulando el operativo con el que pretendían detenerlo.

Posteriormente, a las 12:00 de la medianoche Miraflores fue atacado por tanques y por una unidad de paracaidistas, produciéndose intensos combates que derivaron en heridos y muertos de ambas partes. Nuevamente, el presidente Pérez logró huir de sus captores dirigiéndose a Venevisión, desde donde se comunicó con el país a la 1:00 am, informando acerca de la situación y condenando al movimiento insurreccional.


OPERACIÓN FALLIDA


Finalmente, la rendición de los insurgentes comenzó una vez que las tropas leales al Gobierno retomaron el Palacio de Miraflores a las 4:00 am y se prolongó hasta cerca del mediodía del día 4F, cuando se entregó el líder de la operación, el comandante Hugo Chávez Frías. El presidente Pérez retornó al Palacio una vez que fue recuperado por las fuerzas del Gobierno. Aunque el control de la situación en el resto del país tardó un poco más, ya que a diferencia de la región capital donde el movimiento insurreccional fracasó, en el estado Zulia había triunfado la operación denominada Reconstrucción 92. No obstante, en vista del fracaso de las operaciones en Caracas, Arias depuso las armas.


DATOS IMPORTANTES

Con el estallido militar, otros políticos aprovecharon para desafiar la autoridad del entonces Presidente, poniendo en peligro el Gobierno; sin embargo, Pérez de inmediato decretó la suspensión de las garantías constitucionales, lo que se llevó a consenso en el Congreso. Rafael Caldera, para la época senador vitalicio, criticó la situación y apoyó la medida tomada por CAP, asegurando que era necesario, pero que el magnicidio no estaba confirmado, por lo que no había que alarmarse.

Con este discurso, aumentó su popularidad y ganó las siguientes elecciones presidenciales, donde de manera astuta, buscó alianza de grupos políticos de izquierda que apoyaron el golpe para así mantener su Gobierno e indultó aquellos militares que fueron encarcelados en 1992.

Chávez, que fue líder en este movimiento golpista, también resultó ser presidente siete años después, lo que causa incertidumbre de la historia acaecida en esta época. La población no manifestó su apoyo al gobierno, pero tampoco apoyó el golpe de Estado. Se manejaban varias cifras de mortalidad, las oficiales y las extraoficiales, las primeras apuntaron a 14 fallecidos, mientras que la última reflejaba 50 muertos y más de 100 heridos, hasta la fecha, cada venezolano saca sus propias conclusiones.




CAP decretó la suspensión de garantías constitucionales
 
Extraído de:

domingo, 3 de febrero de 2013

Antonio José de Sucre

 


Hasta la Independencia

Antonio José de Sucre
Nació: Cumaná, 3 febrero 1795
Murió: Montañas de Berrueco, 4 Junio 1830
Estudió matemáticas y fortificaciones en la escuela de Ingenieros de Caracas en 1808. Al caer la primera república emigró a Trinidad, de donde regresa en 1813, bajo las órdenes de Mariño. Es nombrado Coronel en 1817, por el mismo Simón Bolívar. En 1821, es nombrado Jefe del ejército del Sur de Colombia, en donde logra la independencia de las provincias de Ecuador en las batallas de Río Bamba y Pichincha. Participa en la batalla de Junín y gana la batalla de Ayacucho en 1824, al mando del ejército unido, con lo cual logra el título de Gran Mariscal de Ayacucho. En 1825, ocupa el territorio del Alto Perú, que se independiza del gobierno de Buenos Aires, adaptando el nombre de Bolivia. El congreso del recién fundado país, encarga a Bolívar la elaboración de su constitución. Sucre fue el primer presidente de Bolivia, cargo que ocupó por dos años.
Capitulación de Ayacucho
Capitulación de Ayacucho
Como lo expresa muy bien el historiador Tomás Polanco Alcántara, "el símbolo de la continuidad de Bolívar era Antonio José de Sucre. Paulatinamente, por su talento personal, por sus dotes intelectuales y por su espíritu altivo, digno y limpio, Sucre se fue convirtiendo en el complemento indispensable de Simón Bolívar. [...] Respetado por los argentinos, los chilenos y los peruanos, admirado por los bolivianos y quiteños, sin enemigos en Venezuela y en la Nueva Granada y con todos sus antecedentes, Sucre estaba destinado a ser el natural sucesor de Bolívar".
Martín Tovar y Tovar: Batalla de Ayacucho
Martín Tovar y Tovar: Batalla de Ayacucho
Probablemente por esto en la reforma constitucional de 1830 en la Gran Colombia, sus enemigos logran poner la norma que para ser presidente o vicepresidente se debían tener 40 años (Sucre tenía 35). Y también es muy probable que esto haya sido la causa de su asesinato. Con Sucre vivo, continuaría la visión política de Bolívar y la unidad de la Gran Colombia. Es asesinado de un disparo en Berruecos. Bolívar dijo: "Lo han matado porque era mi sucesor".
Muerte de Sucre en Berruecos
Muerte de Sucre en Berruecos
 
 

martes, 22 de enero de 2013

23 de Enero de 1958

El 23 de enero de 1958, un movimiento cívico-militar derrocó al gobierno de Marcos Pérez Jiménez, quien abandonaría el país con rumbo a República Dominicana a bordo del avión presidencial la «Vaca Sagrada». El antecedente más cercano de dicho acontecimiento se produjo el primero de enero del mismo año, cuando aviones de guerra surcaron los cielos despertando a toda Caracas. El asombro fue mayúsculo, incluso para los propios partidarios del gobierno, ya que hacía exactamente un mes, se había efectuado un plebiscito para prolongar el mandato de Pérez Jiménez, darle cierta solidez a su régimen y legitimidad ante las Fuerzas Armadas. Sin embargo, a pesar de que el alzamiento fue develado, a medida que se fueron revelando los nombres de los implicados se pudo apreciar cuán extendido y profundo era el malestar entre los oficiales de las tres fuerzas. Por tal motivo, aunque el golpe fracasó no fortaleció al gobierno, sino que aceleró el proceso de deterioro que terminaría 23 días más tarde con su caída. Esto último fue producto de una acumulación de oposiciones que, al final convirtieron el derrocamiento de la dictadura en una causa nacional.
Tanques en Caracas
Tanques en Caracas - Foto El Universal
Profundizando un poco en las causas que derivaron en la caída de Pérez Jiménez, hay que señalar fundamentalmente 2 aspectos. En primer lugar, la crisis militar, originada a partir de los mencionados sucesos del 1 de enero de 1958, los cuales trastocaron el poder absoluto que hasta entonces tenía el primer mandatario en el seno de las Fuerzas Armadas. En tal sentido, el alzamiento de los oficiales de la Fuerza Aérea en la Base de Boca de Río, cercana a la ciudad de Maracay y del cuerpo de blindados del cuartel Urdaneta de Caracas al mando del teniente coronel Hugo Trejo, produjo o evidenció una crisis de liderazgo en la institución castrense. En segundo lugar, la crisis política en el propio seno del gobierno producto de la descomposición y fraccionamiento del mismo a raíz del plebiscito de diciembre de 1957 y que originó 2 cambios de gabinete sucesivos, los días 10 y 13 de enero de 1958 respectivamente y la salida hacia el exterior de los personeros más cercanos a Pérez Jiménez vetados por las Fuerzas Armadas, Laureano Vallenilla Lanz, ministro hasta entonces del Interior, y Pedro Estrada, jefe de la policía política del régimen, la Seguridad Nacional.
A partir de los sucesos del 1 de enero y ante la manifiesta crisis política y militar del régimen perejimenista, comenzaron a publicarse diversos manifiestos en contra del gobierno tambaleante, firmados por hombres y mujeres representativos de diferentes campos de la actividad económica, profesional y cultural, así como pronunciamientos públicos de instituciones nacionales como el Colegio de Ingenieros, la Asociación Venezolana de Periodistas, federaciones obreras y sectores empresariales que hasta ese momento no habían manifestado abiertamente su repudio a la dictadura. Todas las acciones de calle en contra del régimen, tendrán su momento cumbre en la huelga general del 21 de enero, movilizada por la Junta Patriótica (unión de los diversos partidos políticos), junto a los estudiantes, empresarios y las masas populares, la cual tomó un carácter unitario que prestó el apoyo necesario a los oficiales alzados.
En la madrugada del 23 de enero, pese a contar con el apoyo de un importante sector de las Fuerzas Armadas, Pérez Jiménez decide abandonar el Palacio de Miraflores y trasladarse al aeropuerto de La Carlota (situado en plena ciudad de Caracas), para tomar el avión que lo conduciría a la República Dominicana. Al conocerse la noticia del derrocamiento, el pueblo se lanzó a la calle, saqueando las casas de los adeptos al régimen; atacando la sede de la Seguridad Nacional y linchando a algunos funcionarios.
Celebración frente a la Seguridad Nacional
Celebración frente a la Seguridad Nacional
Foto El Universal
Asimismo, destruyeron la sede y los equipos del periódico oficialista El Heraldo. Por otra parte, en pocas horas el Palacio de Miraflores se convirtió en el sitio de reunión de los sublevados y de innumerables dirigentes políticos y personalidades, quienes procedieron a nombrar una Junta de Gobierno Provisional que reemplazara al régimen derrocado. La Junta la constituyeron el contralmirante Wolfang Larrazabal como presidente y los coroneles Carlos Luis Araque, Pedro José Quevedo, Roberto Casanova y Abel Romero Villate. Al amanecer del día 23, los venezolanos celebran la caída de Pérez Jiménez, a la vez que protestan por la presencia en la Junta de Gobierno de Casanova y Romero Villate, reconocidos miembros del perejimenismo; los cuales finalmente fueron obligados a renunciar y reemplazados el día 24 de enero por los empresarios Eugenio Mendoza y Blas Lamberti.
Con el objeto de facilitar el trabajo de la Junta de Gobierno y restablecer la democracia en Venezuela, se designó también un gabinete provisional compuesto por juristas, empresarios y ejecutivos, reservándose a un militar, el coronel Jesús María Castro León, el ministerio de la Defensa. Posteriormente, la Junta de Gobierno convoca a elecciones para diciembre de ese mismo año; se liberan a los presos políticos en todo el país, se amplía la Junta Patriótica con representantes de sectores independientes, ratificándose en la presidencia de la misma al periodista Fabricio Ojeda; se abre el proceso de castigo a los personeros del gobierno perejimenista y regresan los exiliados. En esos días se iniciaba de manera definitiva, una nueva etapa en la historia de la Venezuela contemporánea.
Fabricio Ojeda y Monseñor Rafael Arias Blanco
Fabricio Ojeda y Monseñor Rafael Arias Blanco
Foto El Universal
 
 
 

domingo, 6 de mayo de 2012

Paradigmas y Modelos Educativos

Para hablar de paradigmas es necesario pasearse por la definición de este término, y para esto es puntual citar a Thomas Kuhn (1962) en su trabajo “Estructuras de las Revoluciones Científicas” el cual escribe la palabra paradigma como una línea conductora de una comunidad científica, sin embargo esta posición implica una hipótesis muy cerrada, pues consideramos que referirse a paradigma es ir más allá de una comunidad científica, puesto que éste se vincula con creencias, leyes, hipótesis, valores y técnicas que inciden en nuestra forma de actuar y en ese sentido tendremos una visión del mundo, incluso este tipo de actuación la ponemos en práctica hasta inconscientemente.

En la actualidad hablar de paradigmas educativos es toparse con un desafío entre los actores educativos que centran el aprendizaje en el docente y los que ven el aprendizaje centrado en el estudiante, por otro lado el desafío se extiende hacia la característica que se fundamenta en el modelo vertical y jerárquico o la posición horizontal que privilegia la pluralidad y la igualdad, la educación para la producción y aquella que se concibe como un triste hecho formal con limitaciones que rayan sólo en lo académico y de allí no se avanza.

Estas características evidencian la conducta de quienes actúan en el proceso de aprendizaje y obviamente estas actitudes se derivan de un paradigma establecido como política y que ha respondido en su debido momento, pues la necesidad y la exigencia del sistema o la sociedad así lo demandan. En consecuencia en estos tiempos es imperante la inserción o construcción de un paradigma que esté de acuerdo con las exigencias que súplica el momento histórico o el contexto educativo.

Por otro lado se entiende que los paradigmas han tenido su influencia en la educación en todos sus niveles y obviamente que el nivel universitario no ha estado distante de eso, sin embargo es importante preguntarse por qué la copiosa necesidad de implantar o de vincular la educación con un paradigma, pues el hecho que la educación obedezca a paradigmas también lleva consigo a qué genera y a qué da repuesta, por ejemplo la universidad en un momento respondía a las directrices de la teología, posteriormente jugó un papel relevante el hecho de la revolución industrial, que atendía al aprendizaje instrumentalista técnico científico, acompañados de una serie de acontecimientos que marcaron la historia con las corrientes del pensamiento, pero en la actualidad ¿cuál será el paradigma? Si todos venimos de esas escuelas que aún en estos tiempos existen instituciones que conservan estos fuertes arraigos, entonces ¿Qué es lo qué ha marcado nuestra formación? ¿Está bien, está mal? Sería interesante realizar un  análisis introspectivo tomando en cuenta estas interrogantes.

Lo que quiere decir que en el transcurrir del tiempo la educación se ha visto influenciada por el conductismo, cognitivismo, y otros enfoque como el positivismo, y además vienen emergiendo otros paradigmas que se consideran más contemporáneos como el socio cultural, constructivismo, y otros más cercanos a nuestros tiempos como el conectivismo, sin embargo es fundamental la evaluación de ellos para  determinar en que se centran y en función de eso a que responden, y que se tenga la certeza de que la fusión de ellos en nuestras actitudes como docentes e incluso en la estructura organizativa de la universidad dará paso a un paradigma ecléctico y no uno en exclusivo, puesto que no se puede dejar de un lado las deliberaciones científicas, espirituales y socio-afectivas, pues es en torno a estos elementos que deben caminar los actores del proceso educativo, en la búsqueda de una universidad que sin dejar de  un  lado la calidad educativa ponga pie firme a las problemáticas de su entorno, convirtiéndose en una representación dinámica, productiva y generadora de cambios significativos en las comunidades principalmente en el radio de acción de la institución.

                                              Freddy Valderrey

Cultura Universitaria


Hablar de la cultura universitaria es referirse a tópicos ligados a la transformación universitaria, pues pasa por repensar la actuación de quienes hacen vida en estos escenarios, es decir, que se deben realizar esfuerzos para establecer la voluntad al diálogo abierto, lo que implica que el debate de transformación no puede verse como una simple reunión más, sino como un ambiente para la reflexión y la construcción de propuestas que se reflejen en el comportamiento de los protagonistas de la educación universitaria, quienes deben sentir la universidad como una fuerza de impacto social y que se muestre como una alternativa para ser mejores personas, más humanas, que enfrenten la exclusión y que se convierta en una avalancha que estalle en una cultura política distinta, que arranque de raíz los comportamientos estériles que castran el dinamismo que en esencia debe prevalecer en las universidades con una sinergia que contagie y se vea ilustrada en la construcción, producción intelectual, la investigación, la innovación tecnológica, la calidad educativa, la vinculación comunitaria, la valoración social y humana entre otros elementos que definen o describen a la universidad en un contexto real.

Por otro lado, la cultura universitaria está estrechamente relacionada con la actitud, ante los problemas, ante las limitaciones, visión curricular, asuntos gremiales, en fin, actitudes que convergen en la voluntad del crecimiento profesional y la capacidad de hacer de estos un elemento funcional y no un simple recurso bibliográfico, además, la actitud debe potenciar la creación propia del conocimiento, pues ya basta de los préstamos intelectuales sin fijarnos en nuestras propias capacidades cognitivas.

Ahora bien, para lograr la transformación universitaria el docente debe tener una corresponsabilidad frente a esta asumiéndola desde una postura humanista, social, integral, participativa, responsable, puntual y sobre todo capaz de construir sus propios contenidos curriculares y así crearle al estudiante esa cultura de participación e investigación para la construcción del conocimiento.

De igual forma este dinamismo debe extenderse hasta las autoridades que dirigen la educación universitaria, con esto no queremos manifestar un pensamiento colonizado o dependiente, sino proponer un equipo que simbolice una representación que marque el norte de la educación universitaria que coordine y vele por el funcionamiento pleno de las universidades y que sobre todo cree alternativas que garanticen espacios para la creación y la práctica y funcionalidad del conocimiento, así como la vinculación sincera de la universidad y las comunidades.

Sin duda que estas prácticas de formación docente que se han asumido con este nuevo modelo de ingreso y egreso de los docentes en los IUTs y CUs responde a ese compromiso de las autoridades que garantizan un cambio de actitud de los representantes de la educación universitaria, también la activación de los Programas  Nacionales de Formación, el surgimiento de las Universidades Politécnicas Territoriales, entre otros que obviamente han manifestado una actitud distinta al marasmo y la pasividad o el conformismo que ha caracterizado durante mucho tiempo las casas de estudios universitario. Estos eventos simbolizan una actitud dinámica que debe persistir en las universidades venezolanas, pues ésta garantiza que los docentes se sumen al grupo estudiantil para que sinceramente construyamos, innovemos y nos aboquemos a las comunidades.


                                              Freddy Valderrey

miércoles, 28 de marzo de 2012

APRENDIZAJE A TRAVÉS DE PROYECTO

Lo primero que se debe estar claro cuando nos referimos a aprendizaje por proyecto, es precisamente a qué se refiere éste, pues su definición responderá directamente a interrogantes cómo: ¿Por qué aplicarlo? ¿Para que es necesario? y toda pregunta que permita claridad y seguridad al facilitador, en cuanto a la búsqueda del aprendizaje. Por lo que consideramos que el aprendizaje a través de proyecto significa una herramienta valiosa para  que el estudiante se incluya en un proceso que permita dar respuestas a problemas, interrogantes complejas o retos que lo conecten con una situación real, eventualidad que obviamente sitúa a los y las participantes en una dinámica que realza la comunicación, colectivismo, el pensamiento crítico y la emancipación. Por otro lado podemos decir que es evidentemente holístico, otra característica fundamental, es que da la libertad de hacer sentir autonomía en el estudiante, puesto que se le brinda la oportunidad y las condiciones para que auto dirijan su formación, lo que lleva a la creación de conocimiento, que rompe con los patrones que se han venido gestando en la educación venezolana, la cual se caracteriza por la promoción a la pasividad estudiantil, el ser incapaz de crear o aportar e inmerso en un mundo de completo marasmo, en un sistema que valora el facilismo y el consumismo por encima de la creatividad, innovación e intelectualidad.
Por los motivos expuestos anteriormente, es conveniente que al hablar del aprendizaje a través de proyectos es necesario toparse con algunos elementos que han marcado la educación, sobre todo en Venezuela la educación se ha vuelto condicionada por soportes axiológicos que sólo han permitido la inserción de prácticas metodológicas que responden a intereses políticos ligados principalmente por el carácter hegemónico, como una relación de poder que conviene determinadas conductas en las personas de una sociedad, y por ejemplo Venezuela no ha estado desligada de esta descripción. Por eso el aprendizaje por proyectos, que a pesar de ser algo con mucho recorrido histórico ha costado que se establezca en las instituciones educativas venezolanas de todos los niveles.
Hoy en día ya se ha venido trabajando desde la educación inicial, la primera y segunda etapa de educación básica con este tipo de perspectiva, sin embargo en la universidad, todavía se mantiene la visión sedentaria de los trabajos empastados en negro con letras doradas que se apilan por montones en estantes de oficinas de una escuela o programa. Este modo de aprendizaje por proyectos también se ilustra fácilmente en el currículo bolivariano, sin embargo  el impacto de éste, ha generado mayores avances que la simple visualización de un grupo de estudiantes universitarios esperando un valor cuantitativo que les indique con cuanto o en que escala numérica deben estar.
El servicio comunitario y el proyecto socio – tecnológico, comprenden otros ejemplos de aprendizaje por proyecto, situaciones las cuales se han venido concretando en la práctica, sin embargo consideramos que aun queda la deuda de organizar los contenidos o información de cada unidad curricular en proyectos de aprendizaje que engranen con un proyecto macro institucional que tenga vinculación  con las políticas que describen el Estado, lo que quiere decir que los programas que  lleva a cabo el poder ejecutivo venezolano deben mantener estrecha relación con el proceso de formación de cada estudiante universitario de Venezuela, por otro lado es puntual establecer relaciones entre los proyectos que lleva a cabo cada figura universitaria con las líneas estratégicas del Estado.
Un ejemplo bastante consistente se plantea en los niveles de educación básica y diversificada, donde se diseña el hecho educativo desde el proyecto de aprendizaje (PA) enmarcado  en el punto de vista del área de conocimiento que debe guardar estrecha relación con el Proyecto Educativo Integral Comunitario (PEIC), por consiguiente, consideramos que es el momento de copiar ese ejemplo en el nivel de educación universitaria, y de esta manera ir abriendo brecha que permita suavizar el camino de la creación a través del proyecto, con la intención de crear una cultura donde la creatividad, la innovación y la proyección del conocimiento sea percibida como algo atractivo ante la vista de los y las estudiantes y no como una herramienta castrante y traumatizante del proceso de formación.
Por otro lado es prudente ubicar los resultados en una balanza y determinar el significado o la importancia que se genera cuando el o la estudiante es capaz de demostrar que puede producir mediante productos tangibles y funcionales, contrario a la forma abstracta como se ha concebido el proceso formativo en las casas de estudio venezolanas en las que estamos acostumbrados a un alto nivel de divorcio respecto a las prioridades de las comunidades, pero con un alto nivel de maridaje con la formación de recursos que atiendan a una necesidad del mercado. Sin embargo el aprendizaje por proyecto rompe con esos modelos que ubican a la universidad en un mundo virtual desconectado de la realidad social, pues es muy distinto estudiar el agua desde una perspectiva aislada, a estudiarla desde un problema detectado en una determinada comunidad con las consecuencias que está causando, cómo se causó y qué lo causó, además del aporte que se genere desde la perspectiva de cada área del conocimiento. O el estudio de la producción de alimentos y la inserción de un elemento como la soberanía alimentaria, también la ciencia y tecnología, pero tomando en cuenta la independencia tecnológica venezolana, es decir donde se conecten los saberes, las y los estudiantes con contextos reales y las prioridades de la sociedad.


                                                                       Freddy Valderrey

lunes, 5 de marzo de 2012

HACIA UNA UNIVERSIDAD PRODUCTIVA Y PARA EL SERVICIO PÚBLICO.

Actualmente en la ciudad de Punta de Mata, Municipio Ezequiel Zamora del Estado Monagas funciona en calidad de Extensión, el  Instituto Universitario de Tecnología Cumaná;  Dentro de tantas expectativas  creadas en Punta de Mata por lograr la Independencia de Cumaná, y para cumplir lo que por Decreto Presidencial se encomendó a la Misión Alma Mater, entre otras cosas,   transformar los Institutos y Colegios Universitarios  a Universidades Politécnicas Territoriales, se piensa romper los viejos paradigmas para crear  una nueva forma de funcionamiento administrativo, basada en la aplicación del Sentido de Corresponsabilidad establecido en nuestra Carta Magna. Donde todas las Coordinaciones y Comisiones de las Instituciones Educativas deberían estar conformadas por Estudiantes de reconocida calidad y Docentes, sin negar la intervención de algún Funcionario Administrativo, de Mantenimiento o Comunitario, quién  desee Participar y Protagonizar en los equipos de Apoyo de…,  Hasta ahora las Universidades han sido formadoras de Talentos Humanos; sin embargo se plantea la Universidad al Servicio del Pueblo, de las Comunidades, de las Empresas tanto Públicas cómo Privadas, de las Instituciones Gubernamentales y toda Institución o Empresa de Producción Social.

La Universidad debe funcionar de forma general, como un Centro de Apoyo Solucionador de Problemas del Municipio, del Estado y del País, donde el talento de todos los Docentes Profesionales que coexisten en ésta, pueda manifestarse de una manera  más efectiva y más productiva, no sólo impartiendo clases en un salón, sino que debe enfocarse hacia una formación Técnica de más aplicabilidad, dispuestos a  reaprender,  buscando el camino hacia la Docencia Integral, para una formación Integral  del futuro egresado.

Todo lleva intrínseco la creación y dotación de Talleres manufactureros en diversas áreas de producción, donde participen básicamente el Personal Universitario, seleccionados de acuerdo a su formación o fortaleza técnica, donde la mano de obra o participación de talentos Comunitarios en condiciones de desempleados, puedan superarse al tener la Universidad como centro de trabajo. Todos los ciudadanos contarán con el Servicio Técnico Social Integral en los recintos Universitarios.

La sinergia entre la Universidades y las Empresas que desarrollan tecnologías de punta debe activarse y  planificarse, en función de actualizar Docentes y Estudiantes, quienes unas vez  socializados deben ser multiplicadores para las demás masas estudiantiles como también profesorales, para luego por medio de los Proyectos Socio Productivos o Servicios Comunitarios insertarse en las Comunidades más necesitadas. Todo con la intensión de mejorar la Calidad de Vida de los habitantes más desposeídos, es decir, formarlos para el Trabajo Liberador.

El Proyecto de  Universidad Agro-Alimentaria planteado y difundido  a diversas Autoridades por  el Prof. Pedro Ytriago, consolida las bases para que el Oeste del Estado Monagas sea un Polo de Desarrollo Agrícola, Pecuario e Industrial.  Contamos en estas zonas con tierras y espacios aptos para desarrollar y sustentar nuestra Soberanía Alimentaria.

Para el desarrollo de Infraestructura y Planta Física, contamos con un área de aproximadamente 10 Hectáreas. También con la colaboración del Prof. Luís Idrogo, quien plantea  construcción estructural fundamentadas en columnas con vigas en  Voladizos, losas nervadas de techo con bloques de aliven, losas flotantes de piso y paredes con bloque o ladrillos cruzados, reforzados con alambrón cada dos o tres hileras para garantizar el No agrietamiento de las paredes, con posibilidad de crecimiento vertical. Con ésta técnica se pueden construir comedores, aulas de clase, auditorium, de la forma más económica(aprox. 40% menos) y menor tiempo de ejecución. Además contamos con una gama de Profesionales en el área de construcción identificados y con el sentido de pertenencia bien claro en nuestra casa de estudio. Sí tenemos con que, merecemos ya ser Universidad Politécnica Territorial…



Atentamente,



 Prof.  Luís Idrogo. C.I.: 9285261

Ing. Mecánico y Constructor. C.I.V. : 125759, telf. 0416 9959464